03 noviembre 2006

OLORES

Los sentidos humanos tienen estas cosas.

Apreciamos, valoramos y juzgamos según nuestros sentidos.

A mi hay uno que me guía, aunque por culpa del tabaco (dicen) se pueda ir perdiendo paulatinamente. El oído lo tengo perfecto, el gusto, es el que me guía a la hora de saborear los manjares que brotan de la naturaleza, y de las manos mágicas de mi señora madre cuando se mete en la cocina. El tacto es imprescindible, hay quien necesita ser como Santo Tomás, y tocar para creer. La vista se recrea pero también se daña, desgraciadamente por la de cosas malas que podemos ver un dia cualqueira, en un canal cualquiera, en un informativo cualquiera.

A mi me encanta el olfato. Es una gozada ver como algo que no se ve, ni se toca, ni se oye, ni se saborea, puede colmar los cinco sentidos a la vez. Un olor puede hacerte sentir en el cielo, o en el más desagradable de los infiernos. Me acuerdo de cierto anuncio de un producto femenino que decía: ¿a qué huelen las nubes? Cuando inspiras y las glandulas segregadoras de olor mandan la sensacion a todo el cerebro, los cuatro sentidos restantes se sienten plenos, extasiados, y llegan a un punto de satisfaccion máxima cuando el olor es agradable. Cuando es desagrable hay una sensación de rechazo, de incomprensión, de confusión y de tristeza o rabia.

El olor mas agradable, no puede ser otro para mi, o no pueden ser otros para mí que los dos olores más característicos de mi ciudad. En primavera los naranjos florecidos que van sembrando el aire de azahar. Ese azahar que te hace respirar hondo, y llenarte de bienestar los pulmones. Qué bonito es pasear por sevilla con el azahar florecido y perfumando la calle, el aire, y nuestro olfato, y nuestra mente, y nuestro corazón.

El otro me trae recuerdos de verano, de casa de vecinos, donde vivían mis abuelso maternos, y en cuyo patio habia un jazmín. Un precioso jazmín, enorme reinando sobre los claveles y geranios que adornaban el patio. Un jazmín que no solo perfumaba mi cama en casa de mi abuela, y toda su casa, si no que me protegía además de los ataques de los insectos vampiros nocturnos de verano. Un jazmín.. de noche.. porque durante el dia parece que guardan sus efluvios para estar cargados de bienestar, protección y dulzura. El jazmín de noche... sin duda mi olor favorito, y que ahora, sustituido por el insecticida, echo cada vez más de menos, como aquella casa de vecinos, donde vivían mis abuelos.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por tu artículo, por tu buen escribir, por tu dulzura, por tu sencillez, por tu original manera de ver las cosas, por ser como eres, un beso fuerte....
Me ha gustado mucho cielo

El Ojo de Sevilla dijo...

Me ha gustado lo que has escrito. Me ha emocionado. Tengo un blog y me gustaría incluir una entrada con este texto. Me gusta destacar otros Blogs que considero relevantes, y el tuyo me lo parece. Si no tienes ningún problema, por supuesto. Espero tu permiso.
Por otro lado, te invito a que participes en mi Blog.
Un saludo y felicidades por tan hermosas palabras.

Anónimo dijo...

ME ENKANTAS
Espero conocer Sevilla a través de tus ojos

...Laura

Angie dijo...

El vaivén de las olas, el olor a sal, la arena escurriéndose entre mis dedos, una mágica puesta de sol, incluso el sabor de un aliñito se multiplica por dos junto al mar!

A orillas del mar, mis cinco sentidos se ponen a funcionar a todo tren! Y el sexto también, porque qué mejor sitio para dar rienda suelta a la imaginación y poner en marcha la máquina de los sueños?!!!

Un abrazo, Paco! me ha gustado mucho leerte! tenemos formas muy parecidas de entender la vida!

Besos.

suulka dijo...

muy bueno ,para mi el recuerdo del olor de mis hijos al nacer es el mejor olor, el olor k tienen de pequeños.la ropa de mi marido ese olor suyo k se impregna en su ropa, levantarme y prepar un cafe , es el olor del cafe lo k nos dice k comienza un nuevo dia.el olor de la lluvia en hinvierno, yo suelo decirle a los mios ( huele a hinvierno a frio a lluvia). sigue asi niño k te lo curras

Carmen dijo...

Para mi mis olores favoritos son varios:
- El primero de todos y mas especial: el olor a la casa de mi abuela, ese olor ligado con el jazmin de su patio que siempre que la recuerdo se me viene a la mente.
un olor que a pesar de haberlo olido durante 25 años hoy no puedo explicarlo, un olor que me trae recuerdos.

- Otro olor maravilloso es el olor a mar de la Caleta ... ese olor a sal que desprende esa playa donde las olas rompen contra las escolleras dejando un son y sobre todo un olor para soñar con el

- El olor del jazmin inunda las calles de mi barrio de la Viña en primavera y es que las vecinas lucen sus balcones con esos jazmines "encarcelaos" como yo les digo, y es que da gusto pasear por la calle, eso es gloriaa!

- Y por ultimo y aunque no es un olor agradable, sino todo lo contrario, pero a la vez trae recuerdos y es seña de identidad, por desgracia, de mi cadi en el mes de febrero: EL OLOR A ZOTAL DE LAS CALLES MAS CENTRICAS, POR DONDE LA GENTE VA DEJANDO SU "PIS" EN CARNAVALES
Ese olor es desagradable al maximo, ya que estropea mucho lo que es la ciudad, pero significa que ya estamos en Carnaval, que es hora de salir a la calle a pasarlo bien, a disfrutar de esas agrupaciones que se han llevado 4 meses ensayando, es hora de vestirnos de gala, que llego nuestra fiesta mayor, y es hora de acoger a los visitantes cada año, guiandole por los rincones mas significativos y preciosos para vivir esta fiesta alegre, es hora de ENSEÑAR NUESTRO CARNAVAL, a pesar de ese olor tan caracteristico

mal olor pero ... merece la pena verdad PAco? te espero en febrero ehh!

Free counter and web stats